Perspectiva

Después de ver el documental «Capturing The Friendmans», me quede con un sabor de boca extraño, al principio solo podía pensar «Que cabrones», no cabía duda en mi de que Harold y Jessi Friedman eran culpables, al final pensé «No son culpables de todo…», e incluso me sentí mal pensando eso. Durante hora y media estuve dando vueltas entre estas dos ideas, por el mal manejo de la investigación policíaca, dos polos entre testigos de las clases de computo y la idealización que tienen los hijos de su padre, no pude armar una idea clara de que es lo que Harold y Jessi hicieron.

Las ideas que se tuvieron de lo sucedido eran tan diferentes que llegue a pasar de suponer que los niños que decían que no había pasado nada lo tenían tan normalizado que no lo reconocían como abuso, y que además nunca los violaron. Y después me preguntaba «¿Cómo van a mentir los sobrevivientes?». Tal vez no mintieron, pero la investigación insinuó tantas cosas graves, que probablemente los niños lo creyeron. Se utilizaron revistas pornográficas y testimonios sesgados, influenciados por la opinión de la policía.

Harold era un hombre enfermo, con un trastorno pedófilo, ciertamente abuso de dos niños, que el admitió, y probablemente más, sin embargo, las acusaciones fueron demasiado graves, desde la sodomía hasta la violencia física hacía los niños, tal vez eso no sucedió, pero me cuesta creer que hayan mentido tantos testigos.

Creo que hicieron y hacen falta más pruebas, en 2013 Jessi fue vuelto a encontrar culpable de todos los cargos, pero únicamente a través de los testimonios de los mismos testigos que lo encarcelaron en los 80 y de los mismos adultos que aparecen en el documental, de las mismas declaraciones que parecían influenciadas por la policía.

Creo que únicamente Jessi sabe lo que paso, solo el sabe si su papá lo violo o si fue una mentira que su abogado le pidió que dijera, y solo el sabe que pasó en esas clases de computo. La verdad absoluta solo la sabe el, y tal vez tampoco, tal vez murió con Harold Friedman, y nunca sabremos si el mal trabajo policíaco y la clara enfermedad de este hombre tuvieron algo que ver con nuestras perspectivas sesgadas.

Un claro ejemplo del peligro de tener una sola historia, una idea expuesta por la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi, quien explica cómo las perspectivas que ven desde un solo punto de la historia o geografia, nos llevan a tener una idea tan errónea que nos hace pensar que o todos son unos cabrones o todos unos miserables, cómo se llega a estigmatizar a la gente del continente africano. Así cómo en el caso de los Friedman no se tomo en cuenta las evidencias totales, Ngozi nos dice que la gente percibe África cómo una tierra en donde no hay nada más que pobreza.

Por otra parte, la autora María Terricabras en su texto «verdad y razón» nos habla de que para determinar quien tiene la razón se debe de estudiar todo desde distintas verdades, perspectivas que determinen el hecho como un total, si es que alguna ver se puede hacer, pero en un contexto como el del caso de los Friedman, se debe de intentar.

La verdad y la razón son dos cosas muy diferentes, pues la razón la podemos obtener a través de una sola perspectiva, y la verdad es un conjunto de todas las perspectivas juntas, sin embargo esto implica esfuerzo e interés, y muchas veces es más fácil hablar desde la posición de la razón que de la verdad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s