Transporte

Yo, como un alto porcentaje de las personas que viven en México, utilizó el transporte público. Casi a diario, camiones para ir a casa de mi novia, tren ligero para ir a la escuela, hasta el sistema de bici pública de Guadalajara para moverme a varios lugares, y si algo tienen en común todas, es el mal servicio que se da. Los trenes tardan demasiado en pasar y van retacados de gente, las bicicletas son escasas y a veces en mal estado y los camiones son una combinación de ambos, en mal estado, escasos y retacados.

Es muy fácil, desde mi postura de usuario, quejarme y señalar todo lo que esta mal de nuestro sistema de transporte público, sin embargo, veo el documental del «hombre- camión» y me doy cuenta de que el usuario no es el único afectado, que el mal servicio, si bien no esta excusado, tiene una causa detrás.

Por otra parte, el mal estado de los servicios de transporte también tiene causas detrás, desde como el ayuntamiento de Jalisco hace las planeaciones de «desarrollo» desde un punto de vista económico y no de desarrollo. Y así cómo todo en nuestro país, es un problema sistemático, donde el mal manejo de recursos hace caer a los demás factores como una linea de Domino, con el chófer de camión en medio de todo.

Cómo mencione anteriormente, yo soy uno de los usuarios de diario del transporte público, si bien, puedo tomar ride del ITESO hacia mi casa, siempre tengo que ir hacia el ITESO primero en bicicleta hasta el tren y luego en el tren hasta la estación de camiones donde tomo el camioncito del ITESO y llego a estudiar, después de 40 o 45 minutos de camino. Honestamente disfruto el trayecto en tren ligero, después de la estación Juarez (para quien no sepa, es la estación donde la linea 1 y la linea 2 se juntan y mucha gente baja para cambiar de linea) es muy cómodo ir sentado, casi siempre sin ningún evento mayor. Sin embargo subir es muy complicado, siempre va lleno, bajar es igual de complicado, la gente que esta en periférico sur esperando siempre se pega a las puertas y no te deja salir, y bueno, si un árbol no cae en las vías o algún conductor desesperado no se queda atrapado en estas, es muy probable que llegues rápido y a tiempo a tu destino. Los trayectos son muy tranquilos, nunca me ha tocado ser victima de un asalto o algún «bolseo», tampoco he sido testigo de uno o de alguna situación de acoso, en mis trayectos lo «peor» que puede pasar es que un joven con todas sus extremidades y sentidos de percepción intactos se siente en el lugar exclusivo para ancianos, mujeres embarazadas o personas con alguna discapacidad motora.

Yo me considero bastante suertudo, llevo usando el tren ligero tres años y nunca me he visto envuelto en situaciones tensas y toco madera por que no me pase nunca, sin embargo tengo muchos amigos y amigas quienes no han corrido con la misma suerte, ya sea porque les han robado algo o han sufrido acoso. Pero claro, yo me he podido dar el gusto de observar a la gente y todos los barrios por los que pasamos, y todos tienen en común que son zonas precarias, descuidadas, «tristes». Algo que menciona Fernández Christlieb en su texto «Vehículos» es que los medios de transporte que usamos pueden definir a que estrato económico pertenecemos o de que manera la sociedad nos encasillara.

Otra persona que también es una usuaria «diaria» del transporte público es mi novia Angélica, y algo que ella me cuenta es que siempre busca que su mamá la lleve al trabajo, ya que el camión siempre tarda mucho en pasar y a veces, puedes tener tu tiempo bien calculado pero que a los chóferes se les ocurre irse por otro lado o parar en alguna estación a esperar a que se llene el pasaje, por lo que termina llegando tarde al trabajo, sin embargo, a la hora de regresar a casa su madre no puede pasar por ella, así que siempre se va en camión, el cual también es tardado en pasar, la parada no esta bien iluminada y los camiones están en mal estado. Ella es otra de las personas con suerte, pues nunca ha sufrido ni acoso ni robos en el camión, y por ella también toco madera para que no le pase.

Para mi, para mi novia y para la mayoría de la población de Guadalajara, el tranporte público es nuestra única opción de movimiento en la cotidianidad, a pesar del mal estado, de los malos tratos, de las rutas mal planificadas y de las situaciones de riesgo que se puedan dar, que parecen ser el principal problema de porque la gente que puede decidir entre su carro y tres camiones, decide el carro, también vivimos en una ciudad que es nada amigable para el ciclista, para el peatón, que no ha buscado explotar las nuevas opciones como el tren ligero o el macrobus, estos últimos dos únicamente útiles si vives en la zona este de la ciudad.

De lo anteriormente mencionado, me parece que cae en las manos del gobierno del estado y del ayuntamiento, pues requerimos una re-estructuración del sistema de transporte, cambios de rutas, mantenimiento de todas las unidades y mejora en los salarios de los operadores. A nosotros como ciudadanos nos toca exigir y ser solidarios, hacia las compañeras que puedan ser victimas de acoso, ante las personas con discapacidades físicas y ante todos los usuarios, nosotros aprendiendo a utilizar el transporte de una forma más amable y menos individualista.

Anuncio publicitario

4 comentarios sobre “Transporte

  1. Hola! Me llamó mucho la atención que utilizas mucho la bicicleta como medio de transporte, siempre me he querido animar a moverme más en bici por cuestiones ecológicas, sin embargo, por la falta de ciclo vía la verdad es que me da miedo que me atropellen o causar algún accidente. ¿Qué me recomendarías para quitarme el miedo o por dónde circulas en avenidas que no tienen ciclo vía?

    Me gusta

  2. Hola, pues yo pienso que la mejora de salarios y modificación de rutas, le ayudarían tanto a los conductores como a los usuarios.
    Yo normalmente transito por la zona centro, Santa Tere, Chapultepec y hasta chapalita, y la verdad es que pues siempre voy con cuidado y en la orilla de la calle, siempre usando casco y sin audífonos. Creo que la mejor manera de quitarse el miedo es exponerse a la situación

    Me gusta

  3. Qué tal Mauricio!

    Coincido contigo en que el problemas del transporte público es sistémico y se sufre en gran parte del país. Yo también he sido usuario frecuente del transporte público y por fortuna me tocó vivir en un tiempo en que el tren ligero era un trasporte cómodo; era muy raro que se llenara y siempre había lugares para sentarse.

    Supongo que otro problema que ha afectado es el crecimiento demográfico; en especial en el municipio de Tlajomulco donde se construyeron enormes fraccionamientos de INFONAVIT sin dejarles un sistema de trnasporte público eficiente. Pienso que eso aportó a que el servicio, que ya de por sí es deficiente, entrará en una crisis que no ha podido superar y como dices bien, quienes son los que quedan afectados de por medio son los choferes y los usuarios.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s